viernes, 11 de febrero de 2011

dirás diré dirán que no hay suerte


El pánico es como una caja de cerillas, todos tus miedos están hay dentro, cada uno con una cabeza de fosforo roja, y si de repente uno de ellos prende, todos los demás arden inevitablemente. Asi que solo hay una forma de que la hoguera del pánico no te lleve por delante. Y es separar las cerillas, desgranar los miedos y apagarlos; uno a uno. Porque los miedos se alimentan de lo desconocido, de la falta de la verdad, y para descubrir la verdad uno solo necesita clarividencia. Y así, empecé a buscarla.
Ndr.

4 comentarios:

  1. Preciosaa entradaa preciosoo blog!
    Mi abuelita siempre me decia una cosa: Si conseguimos superar los miedos, nos hacemos un trocito mas grandes.
    Te sigo! Un besiito
    http://mividaenpalabrasm.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias MariPaz :)
    Tu abuela tiene razón, ahora me pasaré
    un besote!

    ResponderEliminar
  3. Muchas veces intentamos ser más valientes,no tener miedos.Pocas veces lo conseguimos.Hay miedos,que por mucho que lo intentes,cuando tienes que enfrentarte a ellos...crecen más...

    Te sigo :)
    http://lo-que-diga-la-rubia.blogspot.com/ ♥

    ResponderEliminar
  4. Siempre hay algo que nos provoca miedo..
    Me ha gustado mucho el blog!
    Te sigoooo ^^
    Pasate por el mio si quieres:
    http://peoplearenotperfect.blogspot.com/

    Un besoo :)

    ResponderEliminar

Seguidores

Y sin más la vida va y viene, viene

Y sin más la vida va y viene, viene
y va como los jodidos trenes ...

Muy

Muy
perfectos.